Categoría: Cabecero de lomo ibérico

El cabecero de lomo ibérico es una pieza selecta, única, jugosa y suave que desprende un aroma tradicional al que pocos se resisten. ¿Una de las principales razones por las que es tan irresistible? Su materia prima.

Este ibérico procede de la dehesa extremeña, de cerdos de pura raza con los que nos es posible elaborar delicias de la gastronomía española tan especiales y únicas como esta.

Se puede consumir crudo, en forma de tapa, o como ingrediente en infinidad de recetas. Sea como sea, su incomparable sabor siempre destaca en las mesas más selectas.

Características de nuestro cabecero de lomo ibérico

El cabecero de lomo ibérico se extrae de la zona más superior del cerdo, una zona cercana al cuello y a la cabeza. Y, para considerarse ibérico, debe proceder de cerdos de esta misma raza, con al menos un 50% de pureza.

En Ceballos Maya seguimos un estricto proceso de elaboración artesanal. Usamos la misma receta desde 1950. En este caso, para obtener un cabecero de lomo ibérico de sabor inigualable, aplicamos a la carne aliños naturales a base de sal, ajo y pimentón.

Su proceso de curación también es totalmente natural. Para ello, se lleva a secaderos y bodegas naturales, donde podemos controlar las condiciones de humedad y temperatura. Aquí pasa un periodo mínimo de 90 días.

Se trata de una carne que acumula bastante grasa, por ello al corte presenta un color rojizo con matices púrpuras con un atractivo veteado, tanto a la vista como al gusto.

Cabecero de lomo y lomo ibérico: ¿Es lo mismo?

El cabecero de lomo ibérico, y el lomo ibérico en sí, son dos piezas diferentes. Aunque comparten proceso de elaboración y curación, muestran algunas diferencias en cuanto a la procedencia de la carne, la textura y el sabor.

En primer lugar, el cabecero de lomo ibérico procede, como hemos comentado, de la zona más cercana al cuello del animal, mientras que el lomo procede precisamente de la parte que indica su nombre, más cercana al espinazo.

Al partir de dos tipos de carne diferentes, no es de extrañar que tanto su textura como su sabor sean distintos. Así, el lomo presenta menos grasa y, por tanto, un sabor más suave y una textura más tierna. Mientras que el cabecero de lomo cuenta con más infiltraciones de grasa que hace que la carne sea un poco más dura.

Por otro lado, el tamaño también es un punto que los distingue. Las piezas de lomo suelen llegar a los 2 kilos, mientras que las de cabecero de lomo ibérico no suelen superar el kilo.

¿Cuál es mejor? Depende de tus gustos y sabores preferidos. Lo bueno de los embutidos ibéricos es que hay una gran variedad. Hay donde elegir.

¿Por qué optar por el lomo de cabecero ibérico?

En todos los embutidos ibéricos el peso condiciona el precio que tendrá la pieza de cara al público. Como hemos comentado, el peso del cabecero de lomo ibérico es menor que el de la pieza de lomo. Un aspecto indicativo de que el producto sea algo más económico.

Aunque el peso podría ser uno de los principales motivos, su calidad podría ser incluso más relevante a la hora de determinar tu precio de venta, pues estamos ante un producto 100% artesanal, natural y de raza ibérica.

Dehesas como la extremeña no existen en otro lugar. Y en Ceballos Maya tenemos la suerte de poder contar con kilómetros y kilómetros para que los animales crezcan libres y se alimenten de forma natural.

Quizá te interese: Chorizo de bellota

Morcilla serrana ibérica

× ¿Cómo puedo ayudarte?