Panceta adobada … Auténticas barritas energéticas

¿Has visto a alguien triste o desanimado después de comer un par de lonchas de panceta adobada? Su carga energética y su increíble explosión de sabor, nos llena la vida de alegría y nos aportan un subidón de buenas vibraciones maravilloso.

Olvídate de las sosas barras de granola que saben a cartón y con esa textura pastosa indigerible. Si necesitas un shot de pura energía positiva para llenar tu espíritu y darle alegría a tu cuerpo, debes probar la deliciosa panceta adobada.

Contrario a lo que opinan algunos entrenadores fitness, los científicos han probado que la carne de cerdo ibérico tiene uno de los mayores beneficios nutricionales. El alto contenido de ácido oleico y la concentración de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, es una de las mayores de la naturaleza.

Adicionalmente, el contenido energético en sólo un trocito de panceta en adobo supera a muchas barritas de energía comerciales. Y… es un producto 100% orgánico, natural y sin aditivos químicos para su conservación.

Pero, no perdamos de vista que la panceta adobada curada es uno de los productos con mayor sabor de todo el cerdo ibérico. Los mejores chefs del mundo la consideran como uno de los manjares más divinos de nuestra tierra.

Una panceta adobada para torreznos o una panceta cortada en trozos como ingrediente principal transforma una preparación en un plato 5 estrellas.

Existen cientos de recetas con panceta adobada que dan a nuestra cocina un toque sin igual, lleno de sabor y distinción. Veamos algunas de ellas, así como las formas más efectivas de adobar una panceta.

¿Qué es la panceta adobada?

Para muchas personas, la panceta y el tocino son el mismo producto, lo cual es uno de los mitos más difundidos sobre este exquisito corte. La verdad es que la panceta es parte de la musculatura ventral del cerdo, es decir, los músculos abdominales del animal.

Sin embargo, a diferencia de las personas, para los cerdos este es uno de los músculos con menos movilidad en toda su morfología. Por lo tanto, es un músculo que se compone en partes iguales de grasa y carne, algo así como un parachoques natural del cerdo.

En el caso de los cerdos ibéricos, donde hay grasa… ¡Hay alegría! Debido a sus condiciones genéticas y de vida en libertad, la grasa del cerdo ibérico es suave y con un bajísimo punto de fusión.

Esto hace que se comience a derretir al primer contacto con el calor, impregnando de humedad a la carne. Además de aportar una textura única, la grasa reparte el sabor uniformemente por todo el corte.

Esta característica permite además que el entreverado de grasa y carne tenga una mayor capacidad de absorción de aromas y sabores. Por ello, es fundamental aprender como adobar una panceta para barbacoa o para cualquier otra preparación.

Aprendamos como se adoba la panceta para hacer torreznos, barbacoas, beicon o como base para las preparaciones más espectaculares del mundo.

¿Cómo se adoba una panceta?

Muchas personas se imaginan que adobar una panceta de cerdo es una de esas cosas para las que hay que ser chef o carnicero profesional. De hecho, muchos se van por opciones más comerciales como la panceta adobada del Mercadona o de su súper de confianza.

Aunque hay muchos sitios donde comprar una panceta adobada, el proceso de hacer panceta en adobo, es mucho más fácil de lo que creemos. Para ello, sólo necesitamos contar con una panceta ibérica de excelente calidad como la panceta de Ceballos Maya.

Además, necesitaremos de un par de ingredientes con mucha potencia de sabor y que agregan a nuestra panceta un gusto increíble. Dependiendo de la preparación podemos elegir una panceta curada o una panceta fresca.

Para preparaciones más largas como potajes, preparaciones al horno o pucheros de mayor cocción, la mejor elección es la panceta fresca. Sin embargo, para dar un toque de sabor ibérico a cocciones más cortas, siempre debemos elegir la panceta curada.

El adobo para la panceta es tan personal e íntimo como la mayoría de las preparaciones caseras. Por ende, no hay una forma estricta e inamovible de adobar una panceta. Lo que hay es una combinación única y que le da más riqueza a un plato, ya de por sí, delicioso.

No obstante, en muchas pancetas adobadas, la base se inicia con un par de dientes de ajo, orégano, pimentón, aceite de oliva y sal gruesa. Algunos dejan macerar la preparación en vino tinto aunque para otros, esto agrega toques de dulzor inaceptables.

Lo importante es hallar la fórmula que nos resulte más adaptada a nuestros gustos y a los resultados obtenidos. Lo que sí debemos tener en consideración es que la base debe ser siempre una excelente panceta ibérica.

Las mejores pancetas, como las de Ceballos Maya, provienen de los cerdos mejor seleccionados y con las mayores normas de calidad en su procesamiento. Elige siempre la mayor calidad, la del cerdo ibérico extremeño. 

× ¿Cómo puedo ayudarte?