¿Cómo hacer la tabla de embutidos perfecta?

Una tabla de embutidos es una de las expresiones más genuinas de nuestra idiosincrasia. En cualquier lugar del mundo en donde haya un español, ahí habrá una rica tabla de embutidos esperando a sus invitados. En España, disfrutamos de una tabla de embutidos y quesos desde la fiesta más elegante hasta la cena más informal con nuestros amigos.

Tabla-de-embutidos

Pero, preparar una tabla de embutidos no es una simple cuestión de cortar chacinas y ponerlas en un plato. Existe todo un arte detrás de una tabla de quesos y embutidos perfecta que dispone los sabores y texturas para que combinen a la perfección.

Todo el proceso nace en la elección de los embutidos y quesos que conformarán nuestra tabla. En ella, debemos pensar en nuestros gustos, el de nuestros invitados y la ocasión.

Si bien es cierto que podemos hacer tablas de embutidos con cualquier producto, a medida que sean de mayor calidad, mejor será el resultado. En este contexto, elegir embutidos ibéricos siempre será la elección correcta.

En la presentación de una tabla de embutidos y quesos, los ibéricos son la opción ideal para dar esa perfecta combinación de sabores y aromas. Hoy, aprenderemos a hacer tablas de embutidos perfectas con los mejores ingredientes de nuestra selección.

¿Se puede incluir jamón ibérico en una tabla de embutidos?

Los grandes chefs del mundo entero coinciden en un concepto universal: Para hacer el plato perfecto, necesitamos ingredientes perfectos. Las estrellas de la gastronomía mundial hablan constantemente de la importancia de elegir el producto como la clave de su éxito.

Aunque una tabla de embutidos pueda parecer un plato simple o que nos ayuda a “salir del paso”, su presentación es fundamental. No hay nada de simple en un plato que combina lo mejor de la gastronomía mundial, los embutidos ibéricos.

Queda descontado que el rey indiscutible de la mesa española es el jamón ibérico de bellota. Su sublime sabor es tan puro y delicioso que muchos comensales eligen servirlo sólo y sin otro ingrediente.

No obstante, pensar en el jamón ibérico como parte de una tabla de quesos y embutidos no es una idea tan descabellada. Los quesos madurados con sabores intensos pueden complementar el delicado sabor del jamón ibérico de una manera celestial. 

Los quesos de cabra madurados suelen tener un sabor intenso, que queda en el paladar por mayor tiempo y que combinan perfectamente con el jamón. Una tabla de quesos y embutidos con un exquisito queso de cabra al romero o a la pimienta, pueden ser dos opciones fantásticas.

Para hacer una presentación ideal, debemos pensar en varios elementos como la cantidad de personas y el protagonismo que tendrá la tabla. Es decir, si pensamos en un aperitivo antes de una comida, debemos diseñar tablas menos abundantes y que alternen jamón y queso.

Por el contrario, si las tablas de embutidos serán parte de una tarde de picoteo, debemos pensar en tablas más copiosas y abundantes. Para ello, lo mejor es elegir una excelente selección de embutidos ibéricos.

Los mejores embutidos para las mejores tablas de embutidos

La variedad de embutidos ibéricos es tan extensa como deliciosa. Esto puede ser un “bendito problema” a la hora de elegir aquellos que formarán parte de nuestras tablas.

No hay una regla escrita para la elección de ingredientes para una tabla perfecta. Los más experimentados tratan siempre de elegir los embutidos en una combinación de sabores que magnifiquen la experiencia.

Debemos tratar de combinar embutidos de sabores más intensos con aquellos de sabores más suaves. Del mismo modo, combinar embutidos de mayor consistencia deben combinarse con aquellos más ligeros. Dentro del gran surtido de embutidos ideales para una tabla, podemos elegir entre:

Caña de lomo

La caña de lomo tiene un sabor delicado y un bajo contenido graso que suele combinar perfecto como abrebocas a sabores más intensos. Además, es una opción ideal para aquellos más light por su mayor contenido magro.

Chorizo ibérico de bellota

El chorizo de bellota guarda muchísima distancia del chorizo industrial que usamos para el bocadillo de la merienda. Su sabor es, a la vez, delicado e intenso y la explosión de sabores es única. Seguramente, será uno de los que primero se acaben en la tabla.

Salchichón ibérico de bellota

La mezcla de grasa, carne magra, pimienta y ese ligero toque ahumado hace del salchichón, uno de los embutidos más vendidos del mundo. Cada loncha tiene una mezcla de sensaciones que dejan un sabor casi perfecto en la boca.

Lomito de Presa Ibérica de Bellota

Tenemos que advertirlo: “El Lomito de Presa Ibérica de Bellota produce una adicción incontrolable”. Su sabor produce una increíble mezcla de placer que puede ocasionar que tengas que hacer varias tablas en una sola tarde.

Morcilla ibérica de vela

Nunca podrás olvidar el delicado sabor de la morcilla ibérica de vela. Su mezcla de especias y la sutileza de su textura es uno de los mejores ingredientes para una tabla de embutidos y quesos perfecta.

Una tabla de embutidos ibéricos es una obra de arte sublime, una mezcla perfecta de sabores, texturas y aromas. Alrededor de una tabla se crea una atmósfera perfecta, con las mejores tertulias y la mejor compañía, la de tus seres más queridos.

× ¿Cómo puedo ayudarte?