Recetas de lagarto ibérico deliciosas y muy rápidas

El cerdo ibérico nunca deja de sorprendernos y a medida que más nos adentramos en su mundo, más maravillas descubrimos. Tal es el caso del lagarto ibérico, uno de los cortes más pequeños en tamaño pero gigantesco en sabor, textura y calidad. Las recetas de lagarto ibérico son un manjar que a partir de ahora podrás disfrutar.

A pesar de lo rústico de su nombre, el lagarto ibérico es uno de los cortes más delicados y más apreciados por los amantes de la carne. Fue bautizado así por los carniceros dada su forma alargada y delgada que no sobrepasa los 4 centímetros de grosor en un cerdo adulto.

Pero no nos engañemos, esta fina tira requiere de una gran habilidad por parte del carnicero para reconocerlo y separarlo del lomo. Es una carne magra con veteados grasos que aportan jugosidad y que le da un toque casi mágico en cualquier preparación.

Vamos a descubrir todo sobre el lagarto ibérico, algunas curiosidades, su aporte nutricional y muy especialmente… ¡Las mejores formas de disfrutar de esta delicia!

Los expertos en carne tienen una filosofía básica: A medida que la carne tiene más calidad, más fácil es de preparar. El lagarto ibérico de bellota no es la excepción pues es un corte que con muy poco se puede lograr un sabor inigualable.

En Ceballos Maya seleccionamos a los mejores cerdos ibéricos criados en plena libertad en las dehesas extremeñas. Estas tierras son el Edén para los cerdos, pues su clima benigno y la riqueza de sus suelos producen una bellota de calidad premium.

Estas bellotas traspasan su sabor a la grasa del lagarto creando un sabor afrutado que se derrite en el fuego y aporta gran jugosidad a la carne. Es por ello que para destacar en tu mesa, no necesitas marinar, adobar o hacer grandes ‘trucos’ para dar sabor al lagarto ibérico. Las recetas de lagarto ibérico que encontrarás a continuación son muy sencillas.

El lagarto ibérico a la plancha o al horno son dos formas de remarcar el sabor de la carne sin más ingredientes que un poco de sal y mucho calor. No obstante, una de nuestras recetas preferidas es el lagarto de cerdo ibérico a la brasa, un lujo barato, sencillo y muy divertido.

Lagarto ibérico a la brasa: El sabor en su máxima expresión

¿Qué tendrán las brasas que hipnotizan a todos y forman círculos a su alrededor en cada celebración? Quizá sea un gen escondido en nuestro ADN o que el vaivén del fuego nos embruja con su cadencia. Sea como sea, no hay nada que se le compare al aroma de una carne crepitando en una parrilla, bueno si lo hay… ¡Su sabor!

Para preparar un exquisito lagarto a la brasa sólo debes tener una brasa de leña o carbón al rojo vivo y un poco de sal. Por supuesto, no puede faltar la estrella de la noche: un excelente lagarto ibérico Ceballos Maya.

Da un pequeño masaje a la pieza con un chorrillo de aceite de oliva y unas cuantas escamas de sal, déjala caer sobre la parrilla y… ¡Ya está! No necesitas hacer más nada sino darle la vuelta cuando veas que ha caramelizado.

Sácala de la parrilla y olvídate de ella por unos cinco minutos, esto hará que los jugos de cocción se reabsorban y la carne gane en jugosidad. Córtalo en finas tiras y acompáñalo con un buen tinto.

× ¿Cómo puedo ayudarte?